Náufrago (La Excusa)

Su mano, sucia y deformada por tantas cicatrices, alza débilmente la cantimplora y la agita. Se ha quedado sin agua. Dentro de sí, se ha quedado sin esperanza.

Por una vez, no le molesta el alejarse de la playa para ir por agua dulce. Levanta la vista y suspira hacia su diario visitante, el sol, mientras trata de recordar. Las palabras meses, semanas, años y horas significan algo. Cada rostro que ve en su cabeza pertenece a alguien. Pero solo está seguro de uno, de ese que jamás podría olvidar.

Un barco a lo lejos le saca de su inútil ejercicio mental. Su sonrisa resucita y revela una incompleta y muy maltratada dentadura. Lágrimas son expulsadas de sus ojos mientras cojea hacia la orilla. Pero, ¿Qué dirá? ¿Cuál será su excusa para haberse subido al barco que le dejó naufragando?

Entonces, retrocede lentamente mientras el barco continúa su rumbo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s