Todos somos mártires, héroes y cada una de nuestra situación es la más difícil y el escenario de nuestro heroísmo

Anuncios

Los expertos políticos de hoy en día

Días como ayer (elecciones de alcaldes y diputados) me recuerdan el por qué, en algún momento, abandoné mi fase de seudo pensador y decidí mejor quedarme solo con mi fase de seudo escritor — escritor de historias y demás.

Todos tenemos nuestros puntos de vista, todos tenemos nuestro de derecho a expresar nuestras opiniones, y díganme si las redes sociales no nos ponen una alfombra roja para hacerlo. Lo que no todos saben o consideran es que al final, estas se basan en nuestra menuda experiencia. Al no darnos cuenta de esto, caemos en el absolutismo y en la generalización. Continuar leyendo “Los expertos políticos de hoy en día”

La magia de la música

A todos muchos nos gusta la música.

Nos gusta la música para relajarnos. Porque sabemos que a pesar de todo el caos que puede haber ahí afuera, podemos encontrar esa calma, orden y paz en la música. Como si pudiéramos controlarla, sabemos cómo va a terminar una canción. Incluso si no sepamos ni pepa de teoría musical, inconscientemente estamos ahí disfrutando de cada arreglo, de cada acorde, de cada silencio a través de toda su estructura. Su composición armoniosa que nos llena de tranquilidad. Continuar leyendo “La magia de la música”

Un año nuevo

Woohoo! Un año nuevo ha comenzado y tenemos 365 nuevas oportunidades de ser mejor cada día! (sarcasmo off)

Asumo que en algún momento, optamos por medir el tiempo de esta forma… años, meses, días, horas, minutos, segundos… Obviamente influenciados por las rotaciones alrededor del sol. Asimismo, creeré que en algún momento se hizo mainstream el hacernos propósitos cada fin de año.

No es solo por el hipster interno que llevo dentro, sino también porque creo fielmente que podemos proponernos cosas (metas) en cualquier momento, no es necesario esperar a que se nos acabe el calendario de la pared o por el otro lado, esperar a tener un calendario de pared totalmente limpio y con olor a nuevo.

Me pregunto si se tratará de eso. De tener, y aquí voy con un cliché, 365 páginas en blanco por delante y poder obviar así las páginas que hemos dejado “sucias” allá atrás. Puede ser también la sensación de mayor control, de poder decir “llevo ya cinco días en el gimnasio” o “llevo ya semana y media sin fumar un cigarrillo” (todo lo que vale del año).

Y no puedo dejar de mencionar, a pesar que, personalmente, lo estoy haciendo también y estaré siendo un tantito hipócrita, aquello de alejarnos o remover de nuestra vida a aquellas personas que “no nos traen algo bueno a nuestras vidas”. No sé si es por aquello en lo que yo creo sobre no arrepentirnos de las cosas hechas o vividas pues de todo se le saca provecho, pero sí veo un poco vacío el “deshacernos” de estas personas. Por qué? Pues porque en el momento que estuvimos con estas personas o que las conocimos, pudimos haber detectado que no las “necesitaríamos” más adelante. Pero cada caso es único y diferente.

Sé también que hay cosas que de forma mandatoria dependen del inicio de un año nuevo, como comenzar a estudiar algo o buscar algún otro trabajo. Pero aún así debemos aceptar que la mayoría de estos propósitos de año nuevo son banales y/o que no dependen del mes en el que estemos o el año mismo. Perder peso, abandonar un vicio o manía, ser mejores personas (este en especial), aprovechar mejor el tiempo, despertarme más temprano, ir a la iglesia (periódicamente), etc, etc, etc.

Ahora vi un “meme” por ahí que decía algo como “cumple tus propósitos y después de 3 o 6 meses de estarlos llevando a cabo efectivamente, compártelo con los demás”.

Pero bueno, en resumen y para cerrar mi primera (espero que de muchas… aquí un propósito jaja) entrada de mi blog del año 2015, pues definitivamente insisto e invito a quien lea a esto a recordar que cualquier momento es bueno para cambiar, para darle el rumbo que deseemos a nuestra vida. Es como la gente que espera a que les pase algún hito en sus vidas para cambiar (como aquel que deja de tomar cuando un pariente muere de alguna enfermedad relacionada con el alcoholismo, o aquel que “toca fondo” de algún vicio y solo entonces dedico abandonar dicho vicio).

Tanto por decir

Algo así como en la cuarta película de Indiana Jones, donde sale la foto del papá (Sean Connery) y tras el reciente fallecimiento de Robin Williams y ahora de Cerati, “We seem to have reached the age where life stops giving us things and starts taking them away”.

Tanto en América Latina como en España, la noticia del día 4 de septiembre de 2014 fue el fallecimiento de Gustavo Cerati (en el resto del mundo, fue: el fallecimiento de Joan Rivers, el cumpleaños de Beyonce y no recuerdo qué más).

No puedo decir que soy el fan número uno en el mundo, ni siquiera creo serlo el fan número en El Salvador… pero estoy en los primeros lugares 😀

Y pues claro que se ha venido y/o vendrá lo siguiente:

    • Las citas aleatorias/random y totalmente fuera de contexto de sus letras (así como el título de esta entrada) que según el que cita, están reflejando algo referente a la muerte de Cerati.
    • El apoyo de muchos “fans” que solo han escuchado las canciones más populares de Soda Stereo, lo cuel está bien y respeto… solo quería mencionarlo.
    • Personas, publicaciones, páginas, cosas…. con un extraño sentimiento de empatía…
    • Los polémicas por parte de canales de entretenimiento… ya me puedo imaginar The E! True Hollywood Story.
    • Más y más tributos de canciones.
    • La película (?)
    • Y por supuesto, publicaciones como esta.

Es imposible decir que entendemos el arte de alguien más cuando se es así de abstracto y/o no tan literal. Pero claro que podemos decir que lo apreciamos y disfrutamos. Podría citar todo el albúm Fuerza Natural para cumplir con el primer item en mi lista anterior… Todo el album lo interpreto como si se tratara o explicara el funcionamiento del enorme universo y qué más canción sobre la muerte y trascender que Fuerza Natural y Tracción a Sangre… claro, esto es mi opinión, porque así lo interpreto.

No sé cómo andarán o qué pensarán los demás fans allá afuera, pero al menos yo, me siento entre frustrado y desilusionado (no debo escribir triste, no debo escribir triste, no debo escribir triste). Pues nunca llegué a verlo en persona, nunca asistí a un concierto ni nada y pues tenía esperanza. Sabiendo las posibilidades y entendiendo que era muy difícil que despertara tras tanto tiempo y sabiendo que era incluso más difícil que al despertar no tuviera daño cerebral, tenía la ilusión que como en cualquier final feliz de película: despertara, se recuperara, hiciera más música y diera tours por todo el mundo, incluyendo en El Salvador… En los créditos de la película sonaría He Visto a Lucy.

Pero ya no. Se fue sin poder despedirse y científicamente hablando, quizá sin que alguien se pudiera despedir de él. Un vacío.

Estaría de más decir lo que incluso el no tan agradable Bunbury dijo, sobre cuánta inspiración generó (y seguirá generando).

Realmente quién sabrá si todavía quedaba tanto por decir por su parte. Sin más que decir para no llenar (más) el internet de tantos posts similares y caer en ese extraña pila de fans que lo “entendían” o que “sienten lo que él vivió y sufrió”, termino este post y lo quisiera terminar como muchas publicaciones ahí afuera con una frase random y fuera de contexto (y con decir fuera de contexto, no estoy haciendo referencia a Disco Eterno) pero la verdad está difícil elegir una… Pero bueno, sabén qué?, aquí voy:

…poner un disco eterno… moverme en torno al sol…