Sobre inspiración

Creo que una buena parte del arte, en cualquiera de sus formas, es derivado del arte de alguien más.

Creo también que ya he dicho esto antes, en algún momento.

No digo que nosotros, los artistas —o por lo menos, nosotros, que nos auto llamamos artistas—, no seamos capaces de crear algo puramente propio y jamás visto, escuchado, sentido o experimentado. Solo digo que estamos constantemente siendo influenciados por… bueno… todo y ese todo incluye el arte de alguien más: de nuestros artistas favoritos y de aquellos que no paran de sonar en la radio o de aparecer en nuestras redes sociales o, en general, aquellos que son tendencia de una forma u otra.

Ahora escuché, en una canción, la línea:

Emborrachar de nuevo el corazón

La escuché en su contexto —el cual compartiré más adelante—, pero mi mente tuvo una idea con solo esas cinco palabras. Una idea que estoy seguro se convertirá en una pequeña lírica más adelante. Pues, ¿cuán genial no sería hablar de un corazón emborrachado, no borracho, emborrachado. Me imagino a un corazón en una cantina, feliz, riéndose de todo y nada a la vez. Sentado junto a sus amigos corazones y charlando de las cosas buenas de la vida. Emborrachado de nuevo, pero no de alcohol, sino de amor.

Ahora bien, alguien más pudo venir y tener una idea totalmente diferente a la mía con la línea original. De hecho, si descubro un poco más del contexto de dónde saqué esa línea, verás que originalmente era otro el sentido o significado:

Emborrachar de nuevo el corazón,
para olvidarlo todo.

Ahora ya no es un corazón feliz en una cantina pasándola bien con sus amigos corazones. Ahora es un corazón solo en su habitación bebiendo a más no poder. Y sí, en este caso puede estarse emborrachando de amor, de lo que sea, con tal de poder olvidar todo. ¿Un amor «de rebote» tal vez? ¿Un amor conformista? ¿La pura necesidad de llenar el corazón que ha quedado vacío después de una ruptura?

Compartiré ahora el verso completo:

Que triste se te ve,
cruzando la ciudad,
bajo un paraguas gris,
paseando en soledad,
buscando quien te haga sonreír
y emborrachar de nuevo el corazón,
para olvidarlo todo.

A pesar que no me basé en el significado original que José Luis Perales plasmó en las letras de su canción Qué triste se te ve, sí creo que fui inspirado directamente por él y por sus letras. No siempre es el caso, pero me pasó como me ha pasado en un par de ocasiones antes. De nuevo, no digo que esto suceda el 100% del tiempo a la hora de crear algo, pero sí creo lo siguiente:

Esas migajas de inspiración están por ahí, flotando por todos lados. Metiéndose de poco en poco y sin permiso en nuestras mentes, para que luego nosotros vengamos y las transformemos en algo nuevo, algo coloreado usando nuestras propias paletas de colores.

Anuncio publicitario

2 comentarios sobre “Sobre inspiración

  1. Tal cual, has dado en la tecla. Y no sólo nos inspira lo que nos gusta, también transformamos lo que nos desagrada.
    Pero es un poco lo que hace el artista: destripar el mensaje, darle vueltas y crear. A veces, una simple palabra es un disparador potente de algo que se venía gestando en nuestro interior.
    Saludos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s