Una Tarde de Abril

Sentada, en la sombra gris
de un árbol bajo el sol de abril,
dibujaba sobre papel:
algunas estrellas y un mar;
una sonrisa, en su rostro;
una mirada, sobre él
y todos sus sueños, en las nubes.

Sentado junto a ella está,
planeando hacerla sonreír.
Entre sus manos, una flor,
que guardará en su corazón.
Él le sonríe sin querer…
son besos que quieren volar
y estrellarse, sin pensarlo,
en la sonrisa frente a él.

Sentados, en la sombra gris
de un árbol bajo el sol de abril,
hace muchos años atrás,
se quedaron juntos los dos.
Y cada día, en papel,
dibujan estrellas y el mar.
A las nubes, repletas ya,
ha conquistado su amor.

Anuncios

Un abrazo y un beso

Una irrompible fortaleza la rodeaba, él la abrazaba tímidamente.
Ella no solo lo abrazaba a él, también al recuerdo de lo que una vez fue amor.

No sabía si los quería dejar ir.
Se sentía segura ahí.

Él miraba a todos lados, sin saber qué buscaba. Percibió su aroma favorito y con la punta de los dedos comenzó a acariciar el suave cabello que lo emanaba. Si ese olor pudiera durar para siempre, si todas y cada una de las cosas en la vida olieran así o si al menos… si al menos esta no fuera la última vez que fuera a absorber esta fragancia, sus ojos no estarían tan perdidos. No estarían perdidos pues estarían clavados en ella.

Ella miraba el gris abrigo donde tenía enterrada la mejilla. El abrigo que alguna vez le dio para que lo calentara durante esas noches frías. Ahora espera que lo caliente durante estas frías noches. Se sentía tan suave bajo sus manos y bajo su mejilla. Pero no era el abrigo, sino la persona que lo vestía. La persona que le dio calor a ella y no solo en las noches y tardes frías, sino desde el primer momento. La persona que le logró cosechar de su boca tantas sonrisas; y de sus ojos, tantas lágrimas de amor. Y recientemente, algunas de desamor.

¿Recientemente, desde cuándo?  No importaba. Ninguna de esas preguntas flotando a su alrededor —alrededor de los dos— importaba ya. Tal vez solo una; pero por más que luchara por escapar del corazón de alguno de los dos, el gigantesco nudo en sus gargantas no la dejaba salir.

El abrazo se había ido, ninguno supo quién lo terminó. Sentían como si hubieran estado en un sueño —uno hermoso— y despertaron frente al otro. Se sentían como dos desconocidos viéndose, dispuestos a irse por sus respectivos y recién formados caminos; descifrar estos caminos, tratar de encontrarles sentido o por lo menos tratar de encontrarle sentido a seguir caminando.

¿Quién daría el primer paso? ¿Quién sería lo suficientemente fuerte para desanclar la mirada del otro? Es tan difícil cuando las ventanas del alma están abiertas de par en par. Y es más difícil aún cuando, a pesar de ser incapaz de articular palabras, el corazón encuentra la manera de gritar.

El vaho entre sus bocas abrió paso.
Se besaron.

http://ayarne.deviantart.com/art/Dragon-Eye-387996411

Dragón Ojos Verdes

Con el último poco de aliento, Sir Williams logró rodear el pilar de piedra que le protegería de la llamarada del Dragón Ojos Verdes. Alzó su escudo a la altura del rostro en el momento justo que el dragón le atacó con su aliento de fuego.

Sir Williams estaba dispuesto a darse por vencido pues ya no podía correr más; estaba demasiado cansado. Moriría de pie y de frente al dragón. Esperó unos instantes mientras el dragón llegaba al pilar. Aun agitado por su inútil huida, salió de su escondite, dejó caer el escudo, tomó su espada con ambas manos y la alzó mientras gritaba su nombre completo “Sir Robert Williams Tercero De Romiux”.

El dragón entonces inhaló fuertemente, haciendo su cabeza hacia atrás y extendiendo todo su rojo, escamoso y largo cuello. Estaba a punto de convertir en carbón a su adversario cuando una cadena se enredó en su hocico y lo haló hacia su lado izquierdo. “CORRÉ!” Dijo una voz muy peculiar, una voz que incluso en los peores momentos como este dibujaban una enorme sonrisa sobre el rostro de Sir Williams.

La distracción fue suficiente para que él pudiera escapar del dragón. De reojo trataba de ver a su fiel compañera, quién no sólo le acababa de salvar la vida, sino le brindó dos pulmones llenos de nuevo aliento para continuar en su lucha actual. De pronto, todo volvió tan fácil para él, podía ver todo tan claro, calculó cada paso, cada posible salida, incluso un diseño un plan para acabar con el maldito dragón de una vez por todas. Pero no lo haría. Era demasiado riesgoso comparado con el plan de huida. Al llegar a un lugar más seguro, le hizo señales a su compañera para se encontraran en un enorme ventanal sobre él y su compañera, Lady Celinx entendió la indicación y la siguió inmediatamente, al momento justo que el dragón comenzó a seguirla.

Miles de aventuras han pasado juntos, y él sabe la capacidad que ella tiene pero aunque pasen otras miles de aventuras más, él jamás dejará de preocuparse y este justo momento era uno de esos donde el corazón lucha por salirse de su pecho; momentos donde sin querer se queda congelado, observando cómo su Lady lucha por su vida con esos ojos llenos de luz y casi nula preocupación, pues ella confía en todos y cada uno de los planes de su caballero crea… e incluso aquellos que no funcionan tan bien, ella participa con mucho gusto.

Ira y seguridad en los ojos del dragón, clavados hacia arriba, en el segundo piso del infinito pasillo donde se encontraba luchando con estos seres que han interrumpido en su castillo, el cual temblaba con cada paso que daba. Si tan solo no hubiera tenido fija su mirada en su presa, el dragón no hubiera caído en la trampa que Sir Williams había planeado… un enorme hoyo en el suelo, suficientemente grande para que al caer el dragón en él, quedara atorado el tiempo suficiente para que nuestros héroes pudieran escapar finalmente de la mortal trampa que ese castillo representa con el dragón adentro.

Sir y Lady juntos al fin. Vivos los dos, como siempre, un día más. Él frustrado por no haber podido recuperar el preciado objeto que buscaban. Ella cansada pero contenta de poder compartir el mismo aire de nuevo, contenta de haber vivido una aventura diaria más junto a él. Montaron sus caballos y cabalgaron toda la noche hasta su destino: mañana.

Amor, Parte 2

En una ocasión anterior, expresaba lo que para mí representa el amor; digamos, desde un punto de vista como un valor. Y especifiqué que ese amor lo cubría todo. Muy diferente al amor de pareja, el cual va dentro del amor (en general) y que ahora traigo acá en esta entrada del blog.

Quizá comenzaré por decir un par de cosas que yo NO considero que sean del todo un amor real de pareja, ya sea de un hombre hacia una mujer, visceversa, hombre y hombre o mujer y mujer.

No considero que sea un lugar como un escape del mundo real.

Hay que saber elegir con quién complicarse la vida

“Hay que saber elegir con quién complicarse la vida” ¿En serio? ¿Complicarse? Tal vez lo estoy tomando muy literal pero nah. No creo que uno se complique la vida con la pareja, sino no se disfrutaría. Tampoco lo considero como totalmente lo opuesto donde todo es maravillas, unicornios y arco iris pues más bien creo que las relaciones llevan un poco de trabajo, un trabajo que definitivamente debería ser placentero pero no quita el hecho que sea trabajo. Quizá sería algo más bien como “hay que saber con quién luchar en esta vida” es decir, con quién afrontar la vida, juntos hacia afuera y no uno con el otro.

True LovePara reforzar un poco esas últimas líneas, comparto esta imagen, tomada de un post en 9gag. La frase también se desvía un poco, sobre que el amor no es encontrado y es que también, quizá, a veces, muchas veces esperamos que las coas aparezcan por arte de magia o caigan del cielo. Creo haber dicho en alguna entrada del blog sobre cómo las cosas suelen ser más bien oportunidades. Oportunidades que no sabes identificar y luego nos lamentamos o quejamos de no tener lo que queremos 🙂 No es que no crea digamos en el tan rayado cliché del Amor a Primera Vista; sino que lo consideraría como un enorme regalo del destino y que sucede uno en millón. Pero volviendo a lo de trabajar el amor, quizá aquí es donde fallan muchos, donde esperan que las cosas sean perfectas y normales una vez se esté en una relación. Amor también es ese esfuercito y trabajito que hacer por la otra persona.

HIMYM_8x14Muchas cosas vas incluidas en ese esfuerzo y trabajo… muchas. Pero que podría resumir en una imagen y que fue gracias a la serie How I Met Your Mother. El episodio se trataba en sí sobre cómo podía ser posible tener ojos para y por una sola persona. Yo voy un poco más allá.

Considero biológicamente imposible tener “ojos para una sola persona”; aunque yo conozco a algunos que realmente lo hacen y los admiro muchísimo. Con esto tampoco estoy diciendo que todos, incluyéndome, somos unas grandes “perros” que sólo fijándonos en otras personas vivimos. Lo único que quiero decir con esto es que eventualmente nuestros ojos verán a alguien atractivo a pesar que estemos con el amor de nuestras vidas y con ver a alguien más , me refiero a literalmente ver y no a enamorar y actuar por ello.

Pero volviendo, como dije, yo voy más allá de tener ojos para una sola persona en el sentido de atracción. Me refiero a que así como en la imagen de la serie, donde no se puede apreciar nada más que (el personaje de la serie) Robin, así es el amor. Todos tus esfuerzos, todo tu ser, toda vida, todo tu futuro está enfocado hacia esa persona. Cada acción que se toma, cada paso que se da va dirigido hacia esa persona. Eso es realmente tener ojos para una sola persona. Es dedicarse a esa persona, eso es amar. Podría escribir aquí todas las canciones de amor del mundo, todas las historia y poemas y jamás alcanzaría para explicar el sentimiento pues es infinitamente inimaginable su dimensión. Pero considero que esto que estoy explicando en este párrafo, cubre bastante.

Por ejemplo, cualquier cosa que pueda estar afectando una relación puede ser mejorado gracias al pensamiento de dedicarse sólo a la persona. Y con esto haré un pequeño gran paréntesis, pues no me refiero a idolatrar a la otra persona y anteponerla sobre nuestra propia persona. Pienso que debemos ser felices nosotros mismos antes de poder hacer feliz a alguien más. Y luego el lector podría pensar, entonces ¿cómo era lo de enfocar el futuro y la vida de uno hacia el otro si no se trata de idolatrar? De nuevo, lo repito, se trata de enfocar… de encarrillar todo hacia esa persona especial mas no dejar de un lado nuestra vida y futuro.

El amor de pareja se trata de trabajar día a día por la relación y trabajar por una relación es estar pendiente consciente o inconscientemente del bienestar emocional de la otra persona. Y hacer esto último es amar a la otra persona… proteger su corazón y mantenerlo vivo. Por ejemplo, y me extenderé más en otra entrada dedicada para ello, considero que en una boda, lo más importante no es todo el show de la misma (pastel, vestidos, lugar de boda… ni si quiera los votos) ni tampoco son los planes a futuro como familia ni todos el amor que se puedan jurar y prometer en la boda. Es algo que no es visible para nadie sino para cada uno de los novios. La buena actitud y devoción verdadera que tienen (o no) para trabajar por la relación, la cual en ese momento está sufriendo una pequeña evolución. Y uno podría decir que el futuro es incierto y que cualquier cosa podría afectar esa devoción hacia la pareja y relación (aquí cualquier problema común o no de los matrimonios y en especial aquellos que llevan al divorcio) pero yo diría que no. Por lo mismo que he venido diciendo en párrafos anteriores: tener ojos sólo para la otra persona; es decir, dedicarse sólo para la otra persona, entregarse por entero a la otra persona. Ahí no cabe espacio para nada más.

Tengo una pequeña sensación de estarme quedando corto con esta entrada pues tenía grandes expectativas para ella. Pero luego pienso, el 70% de mis entradas, en especial las poéticas, tratan sobre el amor, este tipo de amor.