La magia de la música

A todos muchos nos gusta la música.

Nos gusta la música para relajarnos. Porque sabemos que a pesar de todo el caos que puede haber ahí afuera, podemos encontrar esa calma, orden y paz en la música. Como si pudiéramos controlarla, sabemos cómo va a terminar una canción. Incluso si no sepamos ni pepa de teoría musical, inconscientemente estamos ahí disfrutando de cada arreglo, de cada acorde, de cada silencio a través de toda su estructura. Su composición armoniosa que nos llena de tranquilidad.

Nos gusta la música para confortarnos. Porque sabemosqué va a pasar en cada parte de la canción, en qué parte el artista expresará esa alegría, tristeza, ira o cualquier otra emoción que nos reconforte y porque sabemos que en cierta forma podemos unirnos a él o ella en ese momento si es que no es él quien se nos une. De una forma, inocente quizá, sentimos que alguien más siente lo mismo que nosotros. Porque al final de la canción, todo estará posiblemente bien.

Nos gusta la música para alegrarnos. Porque entonces nos recuerdan esas notas tan alegres que estamos pasando por un buen momento y que también hay muchas razones por las cuales estar contentos y quizá hasta orgullosos. Porque nos gusta bailar. Porque nos gusta imitar cada sonido y/o instrumento en cada trozo de la canción. Porque no hay nadie como nosotros en todos esos instrumentos invisibles ni mucho menos en cantar las letras junto al artista. Porque somos unos badass, unos malotes en la vida 😎

Nos gusta la música para enamorarnos. Porque si alguien puede escribir cosas como esas, es porque podemos afirmar que el amor existe y no solo en las hermosas letras de alguna canción, sino en cada rincón del planeta… o al menos, puede existir. Porque nos recuerda nuevamente una razón más para estar felices y agradecidos. Por esos suspiros. Por esa inspiración. Porque nos invita a soñar y ¿Por qué no? Porque nos invita a mejorar como amantes.

Nos gusta la música para recordar (alguien podría incluso decir que para olvidar también). Nos gusta para extrañar y también para mantener vivo. Nos gusta la música para motivarnos, para tomar la energía diaria que necesitamos y que ningún café expreso nos puede dar. Nos gusta para desahogarnos, para mandar todo y a todos a volar. Para sentirnos involucrados e identificados. Para ir a lugares oblicuos y abstractos. Para sentirnos más jóvenes y de vez en cuando, para sentirnos más viejos. Para defender algo y (quizá) desafortunadamente a veces para atacar algo.

Nos gusta por cualquier razón que podamos encontrar en todas y cada una de las infinitas posibles situaciones de nuestras vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s