Compartieron un trago

Él se terminó su segundo trago de la noche tan rápido como el primero.
Puso el pequeño vaso sobre la mesa y pidió el tercero con un gesto.

No muy lejos de ahí, ella le contaba a su mejor amiga lo ocurrido.
La amiga oía mientras le servía una taza de té caliente sabor a limón y miel.

Ambos compartían un trago esa noche sin saberlo:
Él para emborrachar esa mente tan suya, junto a todos esos pensamientos.
Y ella, para calmar su corazón y a todos esos sentimientos tan suyos.


Esta es la historia del día 17 de #The100DayProject y mis #100HistoriasCortas.

Anuncio publicitario

Un comentario sobre “Compartieron un trago

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s