La imaginación de un corazón

Te aprovechás, de noche, mientras duermo
para contar historias en mi sueño.
Para sacar tu lápiz y dibujar
los planos y planes de tu ideal.

Me despierto y ya me esperás
para ayudarte a pensar cómo lograr
las cosas que nos creés convenientes ya,
los escenarios donde nos viste ya.

Y a todo esto, tan genuinamente,
esperás que también sienta lo mismo.
¿Y si no es así, corazón, qué haremos?
¿Si no es así, qué pasará con los dos?

Te imaginas escenarios, corazón.
Te imaginas un futuro esperanzador.
Y tu optimismo se olvida del dolor
que causarás si estás en un error.

No te cansás ni descansás en tu afán
porque, sin tener de pensarlo tanto,
sabés muy bien qué te hace palpitar,
sabés que no tenés nada por perder.

Y a todo esto, tan genuinamente,
ya espero también que sienta lo mismo.
Porque me dejé llevar por tus alas;
me dejé llevar por tu imaginación.

Anuncio publicitario

Sobrantes noches

Me hacen falta días, se escapan;
quiero recuperarlos y no puedo.
Me pierdo a veces entre la semana
y le pierdo el hilo al reloj.

Me sobran pensamientos, teorías,
me faltan explicaciones, razones.
Me cuesta poner los pies en la tierra,
aunque me sobre peso en el corazón.

Me sobran palabras y también gritos,
pero me falta el valor para hablar.
Y me sobran las ganas de escucharte
porque, sobre todo, me haces falta vos.

Y si algo realmente me sobra,
es noche cada noche
y la oscuridad y la soledad
en todas y cada una de ellas.

Un medio beso

Un medio beso fue lo que le quedó,
una ligera sensación en sus labios,
su suave piel aún entre sus dedos,
no se imaginaba que era el adiós.

Un medio beso que pudo ser entero,
pero que no permitió ese reloj.
Un medio beso que se quedó esperando,
para otra ocasión, su otra mitad.

Un medio beso y una mirada
completa hasta el alma y a la verdad.
Dos corazones conectados así
suman infinitas sensaciones.

Un medio beso que algún día se irá
a descansar en alguna esquina fría
de la parca memoria que él tiene
y donde esconderá sus sentimientos.

La oportunidad

Vienes hacia mí, sin decir palabra alguna.
Vienes hacia mí. Y me dices que estás mal,
porque vienes de un mal lugar, y porque yo he estado ahí,
porque no quieres volver y quedarte como yo.

Vienes hacia mí porque dejaste escapar
la oportunidad de amar, y de dejarte amar.
Y lo que quieres, de mí, son respuestas de tranquilidad.
Como el tiempo, una vez, por fin, me calmó.

Pero a pesar que he estado aquí desde antes que estrenaras
tu corazón y un frío adiós, no tengo las respuestas
para tu inseguro corazón; mucho menos sobre el porvenir.
Lo que sí puedo decir, es que de no debes dejar de
aprovechar toda oportunidad que la vida te dé de amar,
en especial a ti,
en especial a ti.

Tiempo, tiempo, tiempo

Ella pertenece a sus abrazos;
firmes y seguros, puede ser ella. 
Él pertenece a los besos de ella,
labios con sabor a dulzura y paz.

Celebran juntos este buen presente,
caricias que esta buena vida les da.
Presente que pertenece a los dos,
aunque, por hoy, tenga más de un sabor

Sueñan con un buen futuro lejano,
futuro que pertenece ya a los dos,
caricias que la vida les guardará
mientras su presente no lo sea más.

Porque el tiempo, tan injusto como es,
no le pertenece a ninguno hoy,
les hará esperarse uno al otro,
y por ese buen futuro de los dos

Y ella cantará una canción de amor
cada noche que lo extrañe y quiera abrazar. 
Y él cantará una canción de soledad
cada noche que esté lejos y quiera paz.

Y cuando el futuro sea el presente,
entre besos y abrazos y cantarán
una canción de amor y felicidad,
una canción que pertenece a los dos.