La imaginación de un corazón

Te aprovechás, de noche, mientras duermo
para contar historias en mi sueño.
Para sacar tu lápiz y dibujar
los planos y planes de tu ideal.

Me despierto y ya me esperás
para ayudarte a pensar cómo lograr
las cosas que nos creés convenientes ya,
los escenarios donde nos viste ya.

Y a todo esto, tan genuinamente,
esperás que también sienta lo mismo.
¿Y si no es así, corazón, qué haremos?
¿Si no es así, qué pasará con los dos?

Te imaginas escenarios, corazón.
Te imaginas un futuro esperanzador.
Y tu optimismo se olvida del dolor
que causarás si estás en un error.

No te cansás ni descansás en tu afán
porque, sin tener de pensarlo tanto,
sabés muy bien qué te hace palpitar,
sabés que no tenés nada por perder.

Y a todo esto, tan genuinamente,
ya espero también que sienta lo mismo.
Porque me dejé llevar por tus alas;
me dejé llevar por tu imaginación.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s