La oportunidad

Vienes hacia mí, sin decir palabra alguna.
Vienes hacia mí. Y me dices que estás mal,
porque vienes de un mal lugar, y porque yo he estado ahí,
porque no quieres volver y quedarte como yo.

Vienes hacia mí porque dejaste escapar
la oportunidad de amar, y de dejarte amar.
Y lo que quieres, de mí, son respuestas de tranquilidad.
Como el tiempo, una vez, por fin, me calmó.

Pero a pesar que he estado aquí desde antes que estrenaras
tu corazón y un frío adiós, no tengo las respuestas
para tu inseguro corazón; mucho menos sobre el porvenir.
Lo que sí puedo decir, es que de no debes dejar de
aprovechar toda oportunidad que la vida te dé de amar,
en especial a ti,
en especial a ti.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s