Y ella, cada noche tan ansiosa, tan adicta a esos besos.
Besos que hacía meses no sabían igual. Besos que, bien al fondo, sabían a alguien más. Pero que, a pesar de esto, la conformaban a diario. Besos que, cada vez que entraban en ella, la ilusionan con regresar a su sabor original.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s