Como hoy

Quisiera detener el hoy un poco más.
Si no es mucho pedir, volverlo a vivir.

Alguien me susurró hace tiempo ya:
Las personas vienen y van. Como hoy.
Y a pesar de los cientos de rostros,
no hay por qué perderse en el rumbo.

No es frialdad el consejo aquí.
Sino apreciar y abrazar cada
uno de estos cuerpos extraños.
Y sus bellas composiciones dentro.

Como hoy. En la simpleza del cierre
de este ciclo enroscado ya,
abrí las ventanas de par en par
y dejé entrar la curiosidad.

Pistas descubrí en este camino.
Sin poder interpretar una sola,
las  seguí una a una, y formé
un nudo ciego de este recorrido.

En cada paso y en cada cruce,
mi emoción unió, desde su base,
mis orejas. Y comencé a flotar.
Volé en espiral hacia el centro.

Recordé y reconocí a tantos.
Y me alegré y me entristecí.
Y mejor desvié la mirada
hacia lo aprendido y lo olvidado.

Pasmado fácilmente, como siempre,
deseo absorber y retener.
Quiero detenerle solo un poco más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s