Pensamientos de un egresado

Carta de un egresado de la carrera de ingeniería en ciencias de la computación que trabaja desarrollando web

Definitivamente haré varias de estas, pues son dos o tres puntos de vista los que tengo.

Introducción.- Para entrar en contexto.

Recuerdo que de pequeño, quería ser doctor, al igual que mi papá. Luego quería ser arquitecto (siempre de pequeño, creyendo que serlo significaba diseñarla [tal vez no con ese término allá atrás] y hacerla [construirla]).

Luego llegó el tercer ciclo, noveno grado para ser más específico. No tenía algo claro, pues ya me fui acercando un poco más a la realidad.

Luego llegaron mis 18 meses en Los Angeles, California. Donde aprendí, por decirlo así, el oficio (a bien groso modo, excepto por las herramientas informáticas [Autocad] que sí llegué a manejar muy bien) de la arquitectura, gracias a un primo arquitecto, el cual me enseñó, dejó que lo acompañara en su trabajo e incluso permitió que le ayudara bastante (en cuanto a tiempo; no necesariamente carga) en su trabajo. Allá mismo, llegó un curso de diseño web en la high school, la cual me resultó relativamente fácil pues años atrás y gracias a mi hermano, había aprendido lo básico de páginas web.

Luego, llegó bachillerato (sólo segundo año), otra vez aquí en El Salvador y el bendito examen te aptitudes de una universidad, cuyo nombre no diré pero es el centro de San Salvador 😀

“Por mis aptitudes” se me recomendaba estudiar algo relacionado a los números. Y como me gustaban (aún lo hacen) las computadoras, qué mejor opción que Ingeniería en Computación (o Sistemas, o Ciencias de la Computación… o el nombre que sea). Era eso o cuestiones de mecánica pues me gusta solucionar (y arreglar) cosas.

Vino el joven Roberto, desconocedor de la real REALIDAD (nada redundante ahí, sé lo que escribo) del maravilloso mundo del sistema educativo de nuestro país en cuanto al área informática (Es algo que en otra ocasión he criticado, en otro blog que desafotunadamente murió) y decidió estudiar Ing. en Computación. Por cuestiones de ego, orgullo, otros sentimientos e ideas raras, y situación económica, se va a la Universidad de El Salvador. Hoy en día, tengo duda si me habrán hecho el favor para quedar, no porque desconfíe de mí mismo, sino por conectes que tienen mis papás.

Para su sorpresa, el joven Roberto, tuvo la dicha de conseguir trabajo como programador web (le digo así por lo que hacía en esa época). Poco a poco, entendió que en la UES, es MUY difícil estudiar y trabajar al mismo tiempo. Dejó a medias el ciclo y esperó al siguiente para volver a comenzar pero en la Universidad Francisco Gavidia.

La carta.- Los pensamientos en sí.

Alrededor de seis años de estudio después, aquí está el quizá ya no tan joven Roberto. Preguntándose si existirá la carrera de Ingeniero informático web, con orientación a la música y arquitectura. Y la vez, que si se puede sacar con especialidad en Medicina General.

Poco a poco entendí que, aquí la “computación” la enseñan como un todo. Ya sea para web, para desktop, para servidores, para bases de datos, para cualquier ramificación que a mí y que a alguien que tenga mayor conocimiento que mi persona en el área informática, pueda mencionar. Esta publicación puede sonar con sabor a decepción; tal vez un poco mas no a frustración.

Será por mi forma de ser, o será cierto. Pero ya egresado siento que puedo dar con mucha más razón la opinión sobre cuan cerradas son las profesiones. El título que mencioné, hace dos párrafos, sé que es algo absurdo. Informática web, es el oficio que adquirí y que ya casi nueve años después estoy aquí desempeñando aún. Ingeniero, quizá solo por la relación a las labores que hago (me las ingenio). Músico, obviamente es mi hobby. Medicina general, bien en fondo sé que es por el vínculo padre-hijo; así mismo, es ese sentimiento de querer ayudar a los demás, que yo sé que es posible desde cualquier carrera, pero que en la mía, específicamente puede llegar a ver más difícil de hacer. Arquitectura, pues, me gusta crear.

De aquí en adelante, me falta la proceso de graduación, el cuál incluye una especialidad. Aquí, sí puede abrirse un poco esto que estoy criticando en esta publicación. Pues tengo la opción de tomar una especialización en Diseño Gráfico y Publicidad, lo cual va de la mano, casi abrazado, con mi carrera. (Espero poder tomarla u_u). Por otro lado, más adelante espero poder estudiar el año pedagógico para poder dar clases. Aquí estaré satisfaciendo dos de mis deseos personales mencionados ene l párrafo anterior, ayudar a los demás (en cierto modo) y tener ese vínculo con mis padres.

Pero, ¿qué pasa con los demás? ¿Tendrán la dicha de encontrar una carrera que los satisfaga en un buen porcentaje? ¿O tendrán que rodear un poco y buscar alternativas como su servidor?

No por ser esta la “primera carta del egresado” quiere decir que es lo primero que puedo decir al llegar a este punto de la vida, tampoco lo más importante o relevante. Sé que se siente como algo de decepción, desprecio, resentimiento, nostalgia o no sé qué más… Pero no es así como me siento aquí desde este punto. Espero no predisponer.

Anuncios

Un comentario sobre “Pensamientos de un egresado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s