Para vos, viajero

Es de noche y la lluvia cae sobre la dormida ciudad.
Justo en el medio estás vos: Como una película de ciencia ficción.

Adiós a todo. La hora de volar. Irte lejos para nunca regresar.
Extendé tus alas lo más que podás, que la lluvia pronto se calmará.

Ignorá los semáforos rojos y las señales de alto.
Sobre todo rechazá lo que digan los demás.

Alejate lo más que podás. Mientras más rápido mejor.
Y si ves por ahí algún límite, acelerá más.

Lo más suicida aquí es soltar sus manos y dejarte caer.
Lo más sensato es escuchar a tu corazón y cuidarlo aún más

Una, dos o quince mil millas pueden ser pero ¿qué más tenés?
Quizá volvás algún día. Vos decidís y nadie más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s