Un día común

Sentado y observando la forma en que el viento con sus suaves caricias
mueve cada una de las verdes hojas.
Del frondoso árbol que puedo ver, sobre el muro gris que tengo justo frente a mí.
Del muro frente a mí.

Tal árbol no pide más que agua y algo de sol, tal vez.
Y cada año nos brinda su fruto y su sombra también.
Mientras crece más y más. Cada vez un poco más. Mientras crece más y más.
Mientras crece más.

Sentado a cientos de metros de ella, quien a este pequeño ser complementa.
Y aún a dicha distancia inmensa, la puedo sentir tan cerca.
Tan cerca que comparto con ella momentos memorables en esta historia.
En esta historia de amor.

El calor de la tarde, húmedo y tropical. Cada tarde más caliente que la anterior.
Sólo el viento refresca la piel y el amor al corazón.

La noche llega lentamente. Trae consigo serenidad y descanso para el cuerpo y mente.
Para el cuerpo y mente.

Creaturas nocturnas aparecen y a tus profundos sueños se acercan.
Dependen de vos su forma y color. Su forma y color.

Luego la vida te sonríe una vez más al abrir los ojos.
No te pide nada a cambio. Sólo que la aprovechés.

Más tarde, pensando en todo esto, me senté frente a un muro.
Donde podía ver un árbol y sentir al viento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s