Algo interior

Y entonces vino algo y cerró las puertas a la claridad del sobrante corazón.
Nadie supo lo que fue y nadie procuró saber; pues al fin y al cabo da igual.
Y es que cada vez es más difícil poderte dar algo interior.
Todo aquello bueno se cansó de intentar pues alguien, cada vez, lo rechazó.

Intento sin cesar poderte llenar con un extraño calor.
Y aunque cada día el egoísmo nos aprieta, nos afixia y nos sustenta también…
No sé donde más podríamos llegar si no es al caos… nuestra destrucción.
Todo aquello bueno se cansó de intentar pues alguien cada vez lo rechazó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s